28 octubre, 2009

¿Lloramos porque estamos tristes o estamos tristes porque lloramos?



PRÁCTICA I. Emoción y Moticación. UNED
¿Lloramos porque estamos tristes o estamos tristes porque lloramos?

“William James, hermano de Henry Jammes, uno de los padres fundadores de la psicología se preguntaba en el siglo XIX: “¿Lloramos porque estamos tristes o estamos tristes porque lloramos?”

Somos las únicas criaturas que lloramos de emoción.
Desde que nacemos hasta que morimos lloramos. A veces lloramos por rabia, por tristeza, por emoción, por ternura, por cansancio, por alegría, por fracasar en algo, por triunfar, por amor, por abandono.

Lloramos porque somos humanos y forma parte de nuestra condición física, psicológica, cultural y social. Y aunque Charles Darwin dijo haber visto lagrimas de tristeza en elefantes africanos, somos el único animal que llora por razones emocionales, lo demás que digan es mentira o tiene truco. Es cierto que los cocodrilos lloran, pero lo hacen para expulsar de su cuerpo el exceso de agua salada.

La lagrima esta compuesta por un 85% de agua, con una capa grasa, otra acuosa y otra mucosa. Así que en función de nuestras necesidades segregamos 3 tipos de lágrimas. Las más habituales que solemos derramar son los lubricantes seguidos de las defensivas (por ejemplo reacción a partículas de polvo o humo) y por ultimo las emocionales (las que nos hacen únicos en el reino animal). Estas ultimas son las más complejas de las 3 ya que no solo tienen más proteínas sino que también tienen encefalina leucina (modula el dolor) y la prolactina (relacionada con el estrés).

Hay 3 tipos de lagrimas como ya he dicho antes: Defensivas, Lubricantes y emocionales:

Defensivas: El ojo las segrega cuando hay un agente externo que lo irrita, por ejemplo cortando una cebolla. El cerebro indica que se activen las glándulas lacrimales para disparar grandes cantidades de gotas lubricantes para protegernos.

Lubricantes: Se vierten constantemente en el ojo en cada parpadeo. Se componen de agua, nutrientes y antibacterianos.

Emocionales: Están compuestas por un 24 % más de proteínas que las lubricantes y además contienen leucina (endorfina que regula el dolor). Actualmente se ha descubierto que este llanto es contagioso.
Algunos investigadores creen que estas sustancias son toxinas producidas por los sentimientos que al liberarlas alivian nuestro nivel de angustia, de ahí que te desahogues cuando lloras. Una catarsis de sentimientos reprimidos que nos hace sentir mejor y nos regenera.
video